CRÓNICA TRIATLON SANTA CRUZ

Ronroneos, eso es lo que se oye en el box de un triatlón. Ligeros lamentos salen de las gargantas atenazadas por los nervios. Quién me manda, qué hago yo aquí son los murmullos comunes a todos. La reconciliación con uno mismo se intensifica, nos miramos puertas adentro buscando el estado propicio para afrontar el desafío. Todos lo consiguen, algunos mejor, otros peor. Quizás de igual el puesto, pero a veces recelas del que entró justo antes. Santa Cruz. La ciudad que le da la espalda al mar, malcriada como una niña chica. Enfadada siempre con todo deporte que irrite la paz del fin de semana muerto, gran camposanto es Santa Cruz. Que pena da.

Si les digo que iba a llover no lo creerían. Eso decían las predicciones. No llovió y hasta el sol, extrañado, se asomó al ver ajetreo en la avenida de Anaga de Santa Cruz. El box enfilado se perdía de vista hasta llegar al uno. La música sorda, a la que nadie hace caso por más que se empeñen en ponerla gritando. Saludos, abrazos, amigos a los que el tiempo mantiene ocultos. Rivales a los que saludas con sonrisas pensando en si será él o serás tú el primero en dar una nalgadita. Pero sobre todo camaradería. Eso es lo que se respira allí, cerca del mar que pronto te engulle.

Pronto tienes el neopreno, asfixiante a tu lado. Bajas las escaleras y el mar te recibe con callados. La organización ha determinado que la salida esté a unos doscientos metros, así que el calentamiento también está organizado. Ya en la salida, los jueces y los nervios juegan malas pasadas. Y no hay forma de ponernos detrás de las boyas. El agua está fría y los ánimos calientes. Las chicas hace quince minutos que han salido. Al final nos salimos con la nuestra y la salida deja detrás, en el olvido, a las boyas que sólo miran. El morado se disuelve en el agua, La Laguna efervescente se ha hecho comprimido y trata de contagiar a Santa Cruz de su buena salud. Herrero gasta bromas, por algo es el jefe de filas, decide rebajar la tensión. Por eso bromeamos con el espigado señor Gutierrez Nicolás, único momento en el que lo veríamos. Luego salió como un torpedo, directo a los primeros puestos. Tejedor está nervioso, signo de que está como una moto. Luego hablaremos de él porque lo merece. El señor Reyes se revuelve en el agua enviolentada, recuerda cuando antes era surfero, algo le bulle en los bajos y sonríe. Sabe que puede hacerle frente. El señor Reina aprovecha para sacar un termo y tomarse un cortadito, es de todos conocido que en el agua se encuentra como en casa.

El señor chicken Álvarez trata de sacar el agua de su plumaje sin perder como siempre la sonrisa que le caracteriza. Eloy Fernández, nuevo en el arte morado, coloca sus gafas y el gorro, concentrado, animado por ser hoy su primera prueba violácea. La benemérita también ha venido, esta vez vestida de morado, por eso el toro Santos hace sus cálculos de cuánto ha de perder en el agua para luego comer fichas en la carrera. El señor Viera, excmo. presidente, habla por teléfono con la radio, concede una entrevista acerca del proyecto que lleva entre manos. Dicen los rumores que Willy García lo quiere para un Hablar por hablar canario junto a la familia Benavente. Isidro se ve con ganas, esta vez el hijo anima al padre. Dos cracks morados. Néstor se siente raro, no le han dejado meter la cabra en el agua y encima sólo le dejan acoples de los enanos. Aún así recuerda las palabras de Pavel: oh, claro, tu camina o revienta, se siente seguroooooo. Chico aprovecha para mandar un whatapps, voy a ser el primero, dice, y se prepara para pelear con las medusas que días atrás le habían quitado el sueño. Fran está mustio, algo sin duda le pasa, no es el animal de otros días. El señor Ramos calienta motores. El señor monstruoooooooooo Lapido T.I. se desliza cual gacela grácil en el agua, que grande eres. El señor Orán medita en si ha sido buena idea fichar en este club lleno de locos que tienen como fetiches el morado. Vicentito hace series de carrera por debajo de 3´ para entrar caliente al agua fría. Todos vemos la estela que deja Beatriz, morada nos marca el camino. El señor Carballo incombustible como pocos da lecciones en cada una de las pruebas a las que asiste. Él sabe, y se lo reconocemos, que el otro día en las Teresitas fue el único con dos coj... para meterse en el agua rodeado de medusas en plan David Meca.

Se da la salida y todos nos dejamos la vida en ello. Golpes, tragos de agua salada, la incomodidad de ser la primera. El mar está bravo, las olas nos zarandean, da igual hacia donde saques la cabeza pues el mar se anticipa y te besa. Al subir las escaleras es inevitable que el mareo aparezca. Algunos tenemos que agarrarnos a las barras de los boxes para no caer. Sale el primer grupo de nadadores, con Chicho, Naranjo y Juan Luis a la cabeza con cerca de un minuto sobre el segundo grupo donde estarían Pavel, Karim, David Padilla y algunos más. En un tercer grupo saldrían la estirpe gomera, el gran Jorge Reina, Manolo el palmero y otros triatletas. En la bici se forman numerosos grupos que a medida que avanza la carrera se hacen más y más grandes. David Tejedor remontando se une a Jorge, Rubén tras una gran natación rueda en el grupo de Gorka, Gutierrez Nicolás, Manolo. Al final el señor Herrero, Chicken Álvarez, Néstor Clooney junto con Iván ruedan juntos en lo que el señor Clooney definió, en plena carrera, como una procesión. Por detrás dejan la huella morada en la carretera el señor Isidro, Torito Santos, Fran y todo ese gran equipo morado.

Nunca entenderé el porqué en los conos la gente ataca como si hubiera una meta volante para luego aflojar el ritmo de nuevo. Si alguien tiene una teoría que la exponga porque es digno de tesis sobre el comportamiento animal.

Cuando por fin se pisa el asfalto uno piensa que ya esto se acaba, que ya queda menos. Pero 10 km no son moco de pavo, a más de uno se le hizo muy largo este segmento. Es todo un privilegio poder correr por unas de las arterias neurálgicas de Santa Cruz, arropado por los ánimos de los viandantes, de las novias, de la familia y de todos aquellos amantes del deporte. Una delicia también ver correr a Naranjo, técnicamente elegante, un auténtico portento físico. Seguido de lejos por Borja Conde, Gabriel Alemán, Pavel, David Padilla y Karim. Enhorabuena a Pavel que este año con su nueva filosofía de vida, camina o revienta, se está dedicando a demostrar la clase que tiene. Increíble correcaminos Tejedor, remontando en la carrera a pie como un auténtico crack, es un espectáculo ver la cadencia de zancada que tiene. Y eso que a falta de unos metros para llegar a meta los calambres dentellearon sus piernas y apenas lo dejaban caminar. No se rindió y pudo entrar a meta sin ningún tipo de ayuda. David seguro que el video está colgado ya en you tube, jejeje. Jorge supo administrar bien su maravillosa natación aguantando en la bici como un titán. Ojo cuando esté un poco más entrenado en la carrera porque, sin duda alguna, la va a liar. Grande Rubén que realizó un triatlón espectacular y eso que estamos en febrero. En verano se va a cansar de dar nalgaditas. El pollo dio una clase magistral en la carrera a pie, atención a la frase: yo creo que a este ritmo aguanto una media... Vaya animal. El señor Clooney tuvo algún problema dialéctico con una jueza que debió malinterpretar algo que dijo presa de los nervios y el esfuerzo y lamentablemente fue expulsado. Lástima porque estaba haciendo una gran carrera. Muy buena carrera de Eloy que demuestra la clase que lleva dentro. Mis felicitaciones al señor José Carlos Herrero que, tras una larga lesión de rodilla que lo ha mantenido lejos del asfalto, ha vuelto con ese ímpetu que lo caracteriza. Cancellara ha vuelto, atención a las nalgadas. El toro Santos, corriendo como un animal para llegar a boxes y decir: si son 15 km me los como a todos. Así, sonriente. Que animalaco. Isidro completó una carrera buenísima, hay quién dice que para darle ejemplo a su hijo que lo veía desde fuera, seguro que con una envidia sana. Vaya dos cracks. Y Juan David que ahora se dedica a la larga distancia y fue a protestarle al juez árbitro, con peligro de roja y expulsión, que porqué no hacían más largo el triatlón, que aquello era demasiado chico. Buena carrera y eso que ahora está en fase diesel.

 

Chico está empezando a coger la forma y se permitió el lujo de ir silbando y mandando whatapps durante toda la carrera a pie. Dicen las malas lenguas que silbaba la polca de los enanos de La Palma. Fran no tuvo su día y aún así completó la carrera como un valiente. Todos sabemos de lo que es capaz, es cuestión de tiempo que todo el mundo lo vea. Lauren, el excmo. señor presidente, dio una lección de cómo hay que afrontar un triatlón. Está entrenado poquísimo por motivos laborales, está hablando con soltura en la radio, está gestionando un gran proyecto y luego llega se enfunda un neopreno y hace lo que hace. Mis respetos, excmo. titán. David Ramos completó una buena prueba. El señor monstruoooooo Lapido completó una carrera a pie espectacular, no cesaba de animar a todo aquel que se encontraba a su paso y aún así corría como un poseso. Increíble monstruoooooo. Iván Orán completó su primera prueba de morado, cogiéndole la medida a la distancia. Es sólo cuestión de tiempo que empiece a coger la técnica correcta del “nalgadeo”. A Vicentito le dio por dar una vuelta más en el segmento ciclista, sobrado el tío. Y luego en su línea dio un recital en la carrera a pie. A tener en cuenta cuando deje de dar vueltas de más... Beatriz realizó una buena prueba quedando la 9 en la clasificación femenina. Enhorabuena Bea. Sin palabras para Pedro Carballo, el que más mérito tiene en todo esto. Simplemente increíble.

Sirva esta crónica para animar a nuestro compañero Abraham que sufrió una contractura el jueves y no pudo por más que lo intentó estar en la línea de salida. Un abrazo para él, pronto estarás compitiendo.

Felicitar a la organización por la estupenda puesta en escena. Fenomenal triatlón. Qué pasaría si Santa Cruz se diera cuenta de que es un lugar privilegiado para la práctica deportiva. Si en vez de ponerse una venda en los ojos mirase a las Teresitas como una playa magnífica para la natación, si viera en su autovía a San Andrés un espectacular segmento ciclista y si el paseo marítimo fuera de verdad paseo y se dejase un solo día para correr. ¿Qué pasaría?

 

Crónica escrita por nuestro gran compañero de equipo Iván Pérez, un buen relato para empezar la temporada.

 

PATROCINADORES OFICIALES

COLABORADORES