ACUATLON PUERTO DE LA CRUZ

Le ha tocado al novato, en todos los sentidos, comentar lo acontecido el domingo en el acuatlón del Puerto.

 

La mañana se presentaba realmente en condiciones para practicar deporte, especialmente este acuatlón, en el que la carrera es llana y el segmento de natación, por lo menos este año, presentaba un mar en excelentes condiciones. Al menos, me tranquilizaba, no ver esas olas que se suelen ver por esta zona del norte.

 

En el muelle pesquero, nos dimos cita seis compañeros del club, dispuestos a pasar la mañana del domingo sufriendo un poquito, para variar. Cerca de la salida, Sonia Castellano, Rocío Mendoza, Aitor Díaz, Carla Díaz, Jorge Reina y un servidor, dispuestos a lucir el morado por las calles del Puerto, comentábamos las sensaciones con las que afrontábamos la prueba, quién ganaría, cómo de rápido se iba a salir, si el mar se quedaría tranquilo... casi que lo mismo de siempre, pero no para mí, que para variar este año, otra vez más, me estrenaba en una prueba de este tipo.

 

El primer bocinazo de salida se dio para los menores, anunciándose por megafonía, que la prueba era de carácter participativo y no competitivo. Si ya, que se lo digan a todos los que estaban en la línea de salida, que salieron como si fuera lo último que iban a hacer en su vida. A pesar del corto recorrido de esta prueba, se adivinaba en el rostro de todas las personas allí presentes, lo bien que se lo estaban pasando, animando continuamente y escapándose a mas de un espectador, alguna que otra sonrisa al ver pasar a auténticos “menudos” corriendo de una manera que a más de uno le gustaría. Carla hizo una estupenda prueba, superando el segmento de natación con notables mejorías, según me confirmaban sus familiares. En la segunda parte de la carrera se la va veía aún con buen ritmo, con lo que seguro, tenemos un auténtico diamante en bruto. Felicidades Carla.

 


Apenas treinta minutos mas tarde, comenzaba la prueba del campeonato escolar de Canarias. Mucha representación de Gran Canaria y Lanzarote pero allí estaba nuestro Aitor, dispuesto a dejar el color morado de este club muy arriba. Y así fue, no podíamos esperar menos. Estando siempre en puestos de cabeza, mantuvo esta posición hasta llegar al agua, donde perdió alguna posición en favor de algún que otro nadador mas que corredor.  Esto no era problema para la fortaleza mental de nuestro triatleta, aguantando estoicamente la segunda parte de la carrera a pie, donde desde mi punto de vista, lo vi correr bastante cómodo. Llegó a cruzar la línea de meta, en una posición donde sabemos que siempre se va a estar moviendo, de aquí, a puestos de honor. Felicidades

 

Con algo de retraso se daba la salida a la categoría absoluta.

Honestamente, yo me posicioné en la parte trasera del grupo, mas que nada para vérmelas venir y no entrar en la vorágine de la salida.

Desde mi posición, y una vez dada la salida de la prueba, pude confirmar mis sospechas, ¿a dónde va esta gente? Cuando el grupo se empezó a estirar en los primeros metros de la carrera, me doy cuenta que se ha salido realmente rápido. Dos kilómetros y medio en un acuatlón pasan realmente rápido, por lo que cuando me vine a dar cuenta, estaba cogiendo las gafas y el gorro para tirarme al agua. 

 


Dios mio, ¿podré nadar ahora con el corazón en la boca? Todo es empezar, brazada tras brazada, pasamos la primera boya (los primeros hace rato que pasaron por aquí), luego la segunda y rumbo a la entrada del muelle pesquero.

Operación inversa; salida del agua, fuera gafa, gorro, coger tenis, dorsal y a correr. Otros dos kilómetros y medio que pasan muy rápido y en unos minutos, arco de meta.

Para ser el estreno del novato en un acuatlón, ha sido una muy buena experiencia. Me divertí muchísimo, independientemente de tiempos y puestos, que ya habrá tiempo de tener en cuenta.

Al recoger el material coincidí con Jorge, que estaba muy satisfecho con la prueba realizada, no es para menos, en el agua le quedaron a muy pocos por alcanzar y en la segunda parte de la carrera, pudo mantener la posición con la que salió del agua.  Felicidades Jorge.

Con Sonia y Rocío no pude hablar para saber qué tal les había ido, pero seguro que quedaron contentas con las sensaciones de la prueba. Arriba esas féminas del equipo.

 

Agradecer los ánimos de todas las personas que se congregaron para disfrutar de la prueba, en especial a Pino e Isidro, que aunque no lo parezca, se les escuchaba cada vez que pasabas cerca de ellos.

 

Felicitar al Club de triatlón Tripto por el acuatlón organizado, la sensación era como estar en casa, la participación en la prueba fue realmente cómoda.

 

Nos vemos el año que viene.

 

PATROCINADORES OFICIALES

COLABORADORES